AÑICOS. 27 / 44.

07 septiembre, 2016





Pedí que este 16 fuera mío. Lo pedí con tanta fuerza y tanto entusiasmo que la vida escuchó mi plegaria y decidió ponerse a ello. Empezó en enero y entretejió los hilos para que así lo fuera. Nada escaparía, sería redondo. (Pues así lo había pedido).

Y puedo asegurar que sí, a golpe de fuerza me lo está dando todo.

Todo duro, todo difícil, todo muy fuerte. Tan fuerte que a veces me hace añicos y tengo que parar y dejar mi vida a un lado para crecer en tan sólo segundos. (Pues así lo había pedido).

No importa cuanto venga, nada me dejará de sorprender, ya no por lo impactante y doloroso que parezca ser sino por el regalo que deja después. Y en esta ocasión, sí, de los mejores que he podido tener. Todo va en proporción, cuanto más pese el paquete más 'grande' es su contenido. Ya no me dejo engañar por tristes y jorobadas que lleguen las situaciones, puesto que sé que, al menos en este 16, todas tienen un propósito. (Pues así lo había pedido).

Este no es más que un guiño de esos que tú me envías.


                                                                                                  Gracias.













No hay comentarios: