A AÑOS LUZ DE TI. 29 / 44.

21 septiembre, 2016






Los cambios operan lento. De un día a otro no los percibes. Una semana parece ser igual que la anterior aunque venga coloreada por nuevas emociones. Y de mes en mes... cuesta sacar conclusiones porque sientes un conglomerado especial de ti que no te atreves a confirmar como real. Te ves igual, te crees la misma, con más recorrido y crecimiento interno que entonces pero, al fin y al cabo, te crees la misma.

                                                                      No, no lo eres.

De repente, te encuentras: estás a años luz. Ves que tus creencias han cambiado para siempre, que caminas diferente, que tu paso es otro, que has dejado de hacer cosas que llevabas haciendo toda la vida, que has perdido el miedo más grande que tenías, que respiras hondo y sientes más, que tu manera de alimentarte de la vida ya es prácticamente espiritual y que eres esa persona con la que te hubiese gustado hablar cuando empezó todo y tan mal te viste. Que has avanzado años en tan solo meses y que, en realidad y sin darte cuenta, has viajado a la velocidad de la luz. Has dado un salto cuántico. Te sientes en paz contigo misma y de verdad sabes que no necesitas más, que te pones en sus manos y...a volar. Que no esperas nada ni a nadie y que aún sientes más paz. Que nunca te había pasado.

Ella... mi otra ella... No regresaría allí jamás pero siento amor por lo que fui y por lo que me tocó vivir, por la manera en que decidí encarar la situación. Lo hice lo mejor que supe, desde mi más pura inocencia. Y está claro que así resultó porque aquella chica me encaminó a ser quien ahora soy. La quiero tanto que la debo mi ser. La abrazaría fuerte de estar con ella en aquel momento, aquella vez.


Con amor, mucho amor... pero a años luz de ti.




No hay comentarios: