VIVIR LENTO. 7 / 44

20 abril, 2016



Entonces es cuanto quiero. Vivir lento.
Que todo vuele mientras yo contemplo.
"Las grandes cosas no temen al tiempo"

Despacio.

Yo quiero vivir lento.


Hace unos años, en medio de uno de los grandes reveses con los que la vida te sorprende me hice prometer algo a mi misma. En aquel momento, mi luz había dejado de brillar por completo. Ni lucía, ni reflejaba, ni iluminaba en ninguna dirección. Estaba completamente fundida. Se me acumulaban días de sufrimiento (para el que no tenía precedentes) y estaba tan agotada que no encontraba fuerzas para buscar la puerta de salida. Recuerdo el momento en que me hablé a mi misma, incapaz de reconocerme, ¿de dónde podía salir aquel impulso? - Paula, tengo la certeza absoluta de que vas a vivir un momento tan sumamente intenso, mágico y brutal en tu vida que hará que olvides e incluso aceptes y ames todos y cada uno de los espacios que ahora sólo puedes sentir como negros. Todos ellos no son más que cien mil cachitos pequeños que al lado de la maravilla que vas a vivir se harán todavía más y más pequeños. Por lo que si puedo prometerte que llegarás a vivirlo y sentirás esa felicidad inmensa que anulará el resto, ¿qué sentido tiene que sufras ahora? - Entonces me mostró la mejor secuencia de imágenes que había visto jamás. Nunca la he olvidado. Siempre la tengo presente.

Ahora entiendo todo cuanto aquel impulso me enseñaba. Las situaciones que nos empeñamos en ver como oscuras, a las que nos resistimos y en las que incluso nos cancelamos a nosotros mismos el derecho a poder disfrutarlas son justamente eso. Pequeños haces de luz que con el tiempo y la distancia no hacen más que disminuir en tamaño y aumentar en luz. Ganan tanto brillo que se convierten en estrellas. Y hasta que has avanzado lo suficiente no puedes ver que han estado ahí, alumbrando, conduciéndote hacia donde tienes que llegar, aquel gran momento mágico del que yo misma me advertí. No son más que cien mil cachitos pequeños de ti. Y digo de ti, porque realmente se crearon en ti y salieron de ti para que puedas llegar.

Por eso digo que quiero vivir lento. Quiero que la luz pase sobre mí, me trabaje y moldee sin prisas, con tiempo. Sentir las cien mil estrellas en mi piel y disfrutarlas, lento. 







No hay comentarios: