Lo que a ti no. 8 / 44

27 abril, 2016





                                                                                     No me gusta lo que a ti sí.


Me gustan los lunes por la mañana. Tanto o casi más que un viernes al medio día. Me gusta madrugar y despertar cuando nadie aún lo ha hecho, adelantarme y ser la primera en recibir el día. Me gusta cuestionar todas esas ideas que ya das por sentado porque cuanto más sentadas estén menos descansada me siento; cuestionar todo, dejarlo en duda. Me gusta el frío. Y me gusta el calor. Pero el que sientes cuando fuera hay hielo. Me gusta quererme. Me gusta el silencio; permanecer mientras el resto habla y no se agota. Me gusta hacer lo que a la gente no. Me gustan los olores, colores y momentos que sólo yo entiendo porque sólo yo siento. Me gustan los cuentos. Me gusta salir de fiesta un domingo por la mañana a plena luz del día. Me gusta lo que a ti no. Me gustan las canciones que no suenan, esas que sólo guardan sus notas para mí. Me gusta trabajar un viernes por la tarde y despertarme al día siguiente con mono de más. Me gusta hablar con desconocidos, a veces incluso más que con conocidos. Me gusta cuando llueve y de repente se chafan los planes que tenía en mente. Me gusta estar para ti cuando nadie más puede. Y me gusta, cada vez me gusta más, tener menos. Me gusta inventar palabras al instante y que cuando las diga me tomen por ida. Me gusta acudir a los sitios cuando están vacíos, vibran diferente. Me gusta lo que a ti no. Me gustan las comidas "extrañas", esas que tienes la suerte de estrenar cada día. Me gusta pensarte. Me gusta mirar a la ventana y tratar de imaginar que es verano cuando es invierno e invierno cuando es verano. Y lo hago muy bien. Me gusta cuando me llevas. Me gusta equivocarme para al final darme cuenta de que no lo he hecho. Me gusta reírme cuando nadie más ríe, es un contratiempo. Me gusta decir no. Me gusta escaparme sola, andar horas conmigo. Me gusta no ser tú. Me gusta lo divertido, todas esas locuras que sólo los niños se permiten mientras los mayores se niegan. Me gusta nadar por la noche. Me gusta mirarte mientras no me miras. Me gusta empezar las cosas por el final, siguiendo mi propio desorden. Me gustan las conversaciones profundas, esas que todo el mundo evade. Me gusta llorar sola. Me gusta el miedo, me hace sentir la dirección que debo tomar. Me gusta hablar contigo, no con todos. Me gusta pasar desapercibida porque de no hacerlo sería como tú. Me gusta que piensen que no sé, no sabes cuánto. No me gusta lo que a ti sí. Me gusta lo que a ti no.






No hay comentarios: