SILENCE

23 marzo, 2017


She used words to say nothing at all and silence to explain everything.








SWEET CHILD O' MINE

02 marzo, 2017




Captain Fantastic Soundtrack.






She's got a smile that it seems to me. 

Reminds me of childhood memories, 

where everything was as fresh 

as the bright blue sky 


Now and then when I see her face 

she takes me away to that special place.

And if I stared too long

I'd probably break down and cry


Sweet child o' mine
Sweet love of mine



SER. 44 / 44.

22 febrero, 2017


Viva, llena y consciente. Así doy el último de mis pasos para completar este "44vecesTÚ".

Más grande, más fuerte y con más ganas de SER que nunca.

Después de un año termina mi viaje de 44 semanas y lo hace aquí: justo donde hace un año lo emprendí. Partí sola, con miedo, dolor y una pizca de resistencia para ser sinceros. Lo recorrí yo. Sola, otra vez. Y lo compartí con tanta gente bella que se hizo inmenso en todos los sentidos. Hoy termino yo, sola, tal cual empecé. Y la satisfacción es tan grande... que, efectivamente, creo que no podía haber un final concluyente más perfecto en toda la historia de las historias. Terminar despertando. No hay metáforas, así de real es.


He elegido un pequeño fragmento de la obra de Neale Donald Walsch, Conversaciones con Dios, que muchos no entenderán y que pocos tenemos la suerte de vivir conociéndolo. Es la clave que evidencia mi gran descubrimiento.




"Cada alma es un Maestro, aunque algunas no recuerden sus orígenes o su herencia. Cada uno crea, en cada momento, la situación y la circunstancia apropiada para su objetivo más elevado y su proceso de recuerdo más rápido.

No juzgues, pues, el camino kármico que recorre otra persona. No envidies su éxito, no compadezcas su fracaso, puesto que no sabes qué es éxito y qué fracaso en los cálculos del alma. [...]


Había una vez un alma que sabía que ella era la luz. Era un alma nueva y, por lo tanto, ansiosa por experimentar. << Yo soy la luz –decía–. Soy la luz >>. Pero todo lo que supiera al respecto y todo lo que dijera al respecto no podían sustituir a la experiencia. Y en la esfera de la que surgió esta alma no había sino la luz. Todas las almas eran grandiosas, todas las almas eran magníficas y todas las almas brillaban con el brillo imponente de Mi propia luz. Así, la pequeña alma en cuestión era como una vela en el sol. En medio de la más grandiosa luz –de la que formaba parte–, no podía verse así misma, ni experimentarse a sí misma como Quien y Lo que Realmente Era.

Sucedía que esta alma anhelaba una y otra vez conocerse a sí misma. Y tan grande era su anhelo, que un día le dije:

–¿Sabes, Pequeña, qué deberías hacer para satisfacer este anhelo tuyo?
–¿Qué Dios mío? ¡Quiero hacer algo! –me dijo la pequeña alma.
–Debes separarte del resto de nosotros –le respondí, y luego debes surgir por ti misma en la oscuridad.
–¿Qué es la oscuridad, oh, Santo? –preguntó la pequeña alma.
–Lo que tú no eres– le respondí y el alma lo entendió.

Y eso hizo el alma, apartándose del Todo, e incluso yendo hacia otra esfera. En esta esfera el alma tenía la facultad de incorporar a su experiencia todo género de oscuridad. Y así lo hizo.

Pero en medio de toda aquella oscuridad, gritó:
–¡Padre, Padre! ¿Por qué me has abandonado?
Igual que vosotros en vuestros momentos más negros. Pero Yo nunca os he abandonado, sino que estoy siempre a vuestra disposición, dispuesto a recordaros Quiénes Sois Realmente; dispuesto, siempre dispuesto, a recibiros en casa.

Así pues, sé la luz en la oscuridad y no la maldigas.
Y no olvides Quién Eres mientras dura tu rodeo por el camino de lo que no eres. Pero alaba la creación, aunque trates de cambiarla. Y sabe que lo que hagas en los momentos de más dura prueba puede ser tu mayor triunfo ya que la experiencia que creas es una afirmación de Quién Eres y de Quién Quieres Ser.

Te he explicado esta historia –la parábola de la pequeña alma y el sol– a fin de que puedas entender mejor por qué el mundo es como es y cómo puede cambiar en un instante en el momento en que cada uno recuerde la divina verdad de su más alta realidad.

Ahora bien, hay quienes dicen que la vida es una escuela y que todo lo que uno observa y experimenta en su vida es para que aprenda. Ya he hablado de ello antes; pero nuevamente os digo:

No habéis venido a esta vida a aprender nada; sólo tenéis que manifestar lo que ya sabéis. Al manifestarlo, lo realizaréis y os crearéis a vosotros mismos de nuevo, a través de vuestra experiencia. Así pues, justificad la vida y dotadla de objetivo. Hacedla sagrada".




                                  Conversaciones con Dios,  Neale Donald Walsh. 




ELLA. 43 / 44.

15 febrero, 2017


 



Quizá una de las fotos más importante por no decir la que más y quitar sabiduría al resto. A un paso de cerrar el círculo y terminar mi proyecto personal, mi 43 es ELLA. La tenía reservada desde hacía mucho tiempo: no podía no estar. Es parte de él en toda su totalidad y no entendería ninguna de todas las fotos si no es con ella. La llevo en mi esencia y, de algún modo, eso también la convierte en creadora.


Estaba pactado. Antes de venir al mundo, elegí dar con ella. No sabía cuando, ni de qué manera pero en lo más profundo de mi alma sabía que llegaría; en efecto, la estaba esperando. Y no pudimos elegir mejor punto de encuentro que mi 16, el que ha sido mi año y número por excelencia. Todo concuerda y, una vez más, todo esto tiene más de sincronismo y conexión que de casualidad aparente.

Llegué a ella sin darme cuenta, aunque en el fondo mi alma ya hubiera entretejido los hilos pertinentes para que así sucediera. Porque fuera como fuera, antes o después tenía que ocurrir; estaba escrito. Mi alma sabia y poderosa en sí misma provocó una circunstancia concreta que, sin lugar a dudas, fue lo que me llevó a ella. De hecho creo que, para ser claros, a mi alma no le importó qué se llevara por delante, si me sentaba bien o mal, si eso me iba a acercar a ella.
Un año después puedo decir que sé que todo aquello tuvo sentido. Un sentido que va más allá del de aprender de lo vivido, más allá del de recoger el reflejo que aquella relación me dejaba. El sentido de despertar. El regalo más grande que la vida tenía preparado para mí. Resulta paradójico que, después de tanto dolor, a día de hoy pueda asegurar con firmeza que valió la pena, porque nada más inmenso ha podido llenar mi vida que despertar.

Era ella, la estrella que más luz daba, la que me acunó con sus palabras. En aquel momento, nada ni nadie era capaz de calmarme más que su voz. Era sencillamente mágica, como luego comprendí que yo también lo era. Tenía un brillo especial, enseguida sentí que hablábamos la misma lengua.


            E l l a .

Es AMOR INFINITO que comparte y refleja en todas direcciones. Con ella he recordado quién soy, de dónde vengo, con ella he crecido años en tan solo meses, con ella he sanado y con ella he aprendido a amar. Me ha llenado de amor, del más puro. Ha cambiado mi forma de sentir la vida: más viva, menos vacía. Me ha dado fuerza, color y sobre todo paz. Una Paz inmensa. Es ella la estrella que me ha desvelado el secreto clave del universo. Me siento increíblemente afortunada de poder vivir la vida conociéndolo; se pierde miedo, se gana amor. Entonces todo es un juego. Un juego sin fin donde cada detalle cobra sentido y es perfecto.

Me ha cuidado, me ha amado y me ha dado un cachito de ella que ya siempre llevo conmigo. La siento tan cerca y le guardo tanto cariño que hablar de ella me emociona. Me ha dado TANTO y TAN GRANDE que, de alguna manera, siento que se lo debo.

Supe con antelación que el 2016 iba a ser mío y ella lo terminó de dibujar redondo porque, en efecto, puedo decir que ha sido la parte más importante de él.



Ojalá llegaras a todos como lo has hecho conmigo.
Ojalá sea.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.



El libro mágico se llama: "Aprendiendo a Amar" y es de Ella, Covadonga Pérez Lozana.




May it be  ⏯






WILD SKY

11 febrero, 2017


"She lost herself in the trees among the ever-changing leaves. She wept beneath

 the wild sky as stars told stories of ancient times. The flowers grew towards her light, 

the river called her name at night. She could not live an ordinary life, with the mysteries 

of the universe hidden in her eyes".


                                                                                                  Christy Ann Martine.


FLASHFORWARD. 42 / 44.

08 febrero, 2017

                                                                                                                         No te pierdas a ti misma.


Hace un año uno de los momentos que más ansiaba, sin duda, era este. Por encima de todo deseaba que se adelantara en tiempo y en espacio y que ella, no otra que yo, (ya curada) me diera las claves, las palabras y la sabiduría necesaria que como aspirina calmaría mi dolor. Todas esas enseñanzas con las que el tiempo me dotaría. Obviamente he tenido que esperar, cosa que bien me temía. Como sabía que llegaría, no lo he olvidado. Esto es todo lo que hace un año sí habrías oído.



No te pierdas a ti misma.
Dibuja con tu voz y colorea con tu don.

Eres AMOR PURO.
No te conformes con menos de lo que YA eres.
No busques, no pienses.
Vuelves a casa.

"A lo que te resistes persiste.
Lo que aceptas te transforma".

Tú creas tus lloros como también tus carcajadas.
Lo creas TODO.
Decide y verás.
Tú misma así lo querías.

Estoy contigo. 
A cada rato. A cada paso. 

Huele a felicidad aunque ahora sólo huelas lloros.
Confía ciegamente.
Nada que perder.
Sí mucho por ganar.

Vive, disfruta, siente.
Siempre en presente.

Ama.
Te.







INEFABLE. 41 / 44.

01 febrero, 2017



Lo até todo para que las últimas cuatro fotos,  determinantes en alma y espíritu,  terminaran justo el mismo día en que empezó todo. Aunque en principio no tuve intención de ello y quise cerrar mi año con ellas, la verdad sea dicha: no tuve elección. Las cosas se han dado para que así sea y no tenga mejor manera de terminar que donde empecé. No ha podido salir más redondo, encaja a la perfección: tanto en días y fechas como en propósito y sentido. Nada se escapa. Y a estas alturas del camino, puedo decir que esa 'curiosa redondez' no me sorprende en absoluto: me ha venido acompañando durante las 44 semanas. Y esto', precisamente 'esto', es lo que presenta a la primera de mi última tanda: la 41.



Incluida como una de ellas, mi 41 es el punto clave por el que todas y cada una de las fotos ha cobrado vida. Durante todo este tiempo he sentido que alguien me ha ido llevando de la mano. (De manera literal y no metafórica). Y aunque a efectos físicos y prácticos me delato como autora, fotógrafa y escritora... sé que el creador viene de lejos, de más allá de mis manos, mi mente y mis ideas.

He sentido lo que ha querido que sintiese en cada momento, he trabajado las ideas que me ha impulsado a retratar, he escrito exactamente lo que me ha dictado en palabra y he dado forma, voz y alma a todo cuanto me ha sugerido.

He de confesar que desde el comienzo me he sentido especialmente segura. Segura aún no sabiendo nada. Absolutamente ciega pero con una seguridad inefable en todo cuanto escribía, retrataba y expresaba. He escrito cosas que prometo no haber sido yo. Cosas que, para el momento por el que pasaba, se me hacían difíciles de escribir, siendo en realidad lo que menos me atrevía y apetecía manifestar. Por eso se que no he sido yo. He publicado imágenes a ciegas, no entendiendo exactamente el por qué escogía una foto y no otra y a la semana o al mes caer rendida ante el maravilloso sentido que cobraba haberlo hecho entonces. Por eso se que no he sido yo. He vivido situaciones, me han sucedido cosas y han entrado en escena personas de manera tan certera, puntual y sincronizada que me ha llevado indudablemente a fotos concretas que no podían haber existido de otra manera.




Si hay una lección importante que he podido sacar de este proyecto-etapa de mi vida es 
que estás conmigo. Que lo estás con todos. Que aunque hagamos oídos sordos nos hablas 
a todas horas, nos cuidas, nos guías y nos amas con todo tu ser. Que no hay errores, todo es 
a propósito, perfecto, aunque no lo entendamos. Que no hay final como tampoco hubo principio. 
Que no hay cosas buenas o malas, que todo simplemente es. Que no hay nada que aprender, que 
ya lo sabemos todo y que sólo debemos RECORDAR quiénes somos. Que no hay absolutamente 
nada que temer y sí mucho por disfrutar. Que no hay nada más grande que tú. 
Y que para mí TÚ lo llenas TODO.


No necesito más. Gracias sin fin.




Go Solo  ⏯






DIECISÉIS

31 diciembre, 2016


Por mí,   por tí ',   por todos mis compañeros y por mí el primero.

Erre que erre con que iba a ser mío. Me empeñé tanto que la vida me dio lo mejor en todos los aspectos.


En efecto, puedo decir que ha sido mi año, como lo fue mi 13. Puse todas mis ganas, fuerza y energía en que lo fuera y el universo hizo honor a mi palabra y no quiso desmerecer mis pensamientos. No pasó por alto nada. Nada que no tuviera que estar, todo lo que sí tenía que llegar. Se encargó de orquestarlo todo y, como por arte de magia, fue sucediendo.

–¿Quieres que sea tu año? Pero, ¿de verdad quieres que sea tu 16? ¿De verdad lo tienes muy, muy, muy seguro? – Inquirió.

Desde mi más pura inocencia contesté convencida –  sí, sí, SÍ... quiero que sea mi 16, el número en que nací. Lo quiero así.

Lo identifiqué como mío con tanta convicción que desde ese instante todo cambió.

El universo insistió una vez más midiendo mis fuerzas:

–Pero, ¿lo quieres al 100% bueno? –Me vio tan decidida que por fin lo confirmó– Yo te voy a dar todo lo bueno en el 2016. De hecho no habrá nada malo en él, tienes mi palabra.

Y entonces lo hizo, empezó de la manera más bruta. Precisamente la que menos cabía esperar para un año donde todo se esperaba bueno. Entonces me separó de él y despejó todas las dudas. Lo despejó todo. Lo puso muy claro. La vida era incapaz de darme algo que no estuviera a mi 'altura', que no alimentara mi alma, que no me hiciese aspirar a más, que me apartara de aquello que había venido a hacer. Costó y sobre todo dolió. Dolió como nunca. Y como nunca viví después.


Era bueno, estaba claro que lo era aunque no lo viera. GRACIAS infinitas a ti y a él.




Complicado, duro, emocionante. Triste, alegre... a partes iguales.
Divertido, largo, delicado, ejemplar, repleto de sorpresas geniales, 
de otras un pocas amargas también. Pero sobre todo sabio como 
ningún otro en mi vida. Así ha sido mi 16. 
Aún no se ha ido y ya lo recuerdo con cariño.



London Grammar - Strong  ⏯







Endless Story About Sun and Moon.

13 diciembre, 2016







Dicen que somos de aquellos que nos sienten nada más nacer. Que de alguna
forma nuestras vidas se ponen de acuerdo antes de venir al mundo y pactan
el momento exacto en que nos encontraremos. Dicen que nadie lo sabe.
 Pero en el fondo de nuestras mentes, de nuestras almas... ya lo sabemos.
 Por eso, nos sentimos nuestros nada más vernos.

Nada es casual y alborotado aunque así lo parezca. Escribimos nuestra historia
 mucho antes de nacer, elegimos quiénes serán las personas más importantes
que conoceremos, las experiencias que más nos harán crecer, los reencuentros
 con almas gemelas e incluso los lugares donde sucederá. Nada que
 no hayas escogido antes espera por ti.

Entonces vivimos. Y vivimos sin saber, creyendo que la vida nos sorprende una
 y otra vez, con aventuras fantásticas de las que siempre tenemos cosas que aprender.
Con personas que nos enseñan justo lo que más falta nos hace saber, con almas
que nos ayudan a crecer. Nadie lo sabe, todo ello lo escogimos antes de nacer.

Por eso dicen que somos de aquellos que ya nos sienten al nacer.
 De aquellos que aguardan al momento de encuentro que pactamos.



"Y de repente llega el día. Un día en el que conoces a tu todo. El todo que
 te hace soñar, que convierte tus martes por la mañana en sábados por la tarde. 
Esa persona con la que no tienes secretos, por la que andarías kilómetros, pero a su lado. 
Que aunque se vaya y pasen mil personas más por tu vida, nadie puede reemplazarla, 
nadie te hace temblar igual. Y pase el tiempo que pase, la recuerdas. 
Tu cabeza la recuerda. Y tu corazón no piensa en otra cosa".





YUGEN. 40 / 44.

07 diciembre, 2016




YUGEN. (n) a profound awareness of the universe that triggers a deep emotional response.